martes, 29 de junio de 2010

Desmontando el mito de la Astrologia


Via: Seti.cl

Primera parte de un ensayo escrito por Phil Plait (The Bad Astronomer) donde explica detalladamente por qué la astrología es un engaño.


Lectores: Este ensayo es bastante largo, debido a que existe mucho que decir al respecto. Para facilitar su lectura aquí se publicará en una serie de artículos.



Introducción


He evitado el tópico de la astrología durante mucho tiempo. En su mayor parte debido a las mismas razones por las que me llevó mucho tiempo hablar sobre Hoagland y sus afirmaciones sobre Marte: existen demasiadas ideas ridículas asociadas con el tema. Yo sabía que sería imposible tratar el tema brevemente. Se trata de no tocar el tema o lanzarse de cabeza a ello.
Así pues: ¡Jerónimo!


Es momento de tomar el tema de la astrología por los cuernos. ¿Por qué ahora? Bueno, sencillamente por que he esperado demasiado tiempo para hacerlo. Me parece incorrecto evitar hablar de uno de los más grandes y más equivocados temas de la astronomía que existe. Por otra parte, escribí un artículo sobre astrología para la revista Night Sky. Mi editor y yo comentamos cómo llevarlo a cabo y él me pedía enfocarme en la astrología de los signos zodiacales (como la que vemos publicada en periódicos y revistas, por ejemplo). Yo estuve de acuerdo en que eso era lo adecuado para un artículo de revista, pero esto no cubría a cabalidad las profundidades que yo quería alcanzar sobre astrología en general.


Esta página es la solución para ello. La astrología está mal y mi objetivo es explicarles el por qué.
Las bases: ¿Qué es la astrología?


Esta es una pregunta difícil. Existen muchos matices de la astrología. Signo solar, védica, arquetípica, natal, horaria… los diferentes tipos de astrología parecen sobrepasar el número de estrellas en el cielo. Algunas de las afirmaciones astrológicas son inherentemente contradictorias (algunos dicen que el momento del nacimiento es importante, otros dicen que es el mes, etc.). Pero todas operan bajo una muy amplia suposición: existe algún tipo de fuerza de los cielos que nos influye aquí en la Tierra. Existen muchas y diferentes atribuciones para esta fuerza (algunos dicen que la gravedad, otros dicen que el electromagnetismo, alguno mencionan una fuerza que no puede ser medida), pero todo se resume a que los planetas y las estrellas afectan a las personas.


Si es que existe un efecto y éste es real, entonces puede medirse. Esto es definitivo. Quizá no pueda medirse directamente de manera individual; quizá tiene sólo un efecto estadístico. En otras palabras, el efecto no puede mostrarse para un individuo, sino solamente en grupos de personas (por ejemplo el decir que no puedo saber cómo será el clima en donde vivo actualmente (California) exactamente dentro de diez años, pero hay una alta probabilidad de que ese día sea soleado y despejado. Pero incluso eso puede medirse usando estadística, y predicciones como ésta pueden ser probadas en su precisión.


Primero, veamos si puede existir algún efecto de los planetas y las estrellas como afirman los astrólogos. Entonces, después que les muestre que no sólo no existen, sino que estas no pueden existir tal cual lo afirman, veremos las afirmaciones de los astrólogos con respecto a los efectos medibles (les daré un tip: ellos se equivocan). Entonces les hablaré sobre los efectos reales de la astrología, y cómo erosiona la habilidad de las personas para pensar con claridad.


Fuerza de la naturaleza


Por un momento, pensemos que existe alguna fuerza en los planetas que podría afectarnos aquí en la Tierra. ¿Cuál podría ser esta fuerza?


Nuestras opciones están limitadas. Los planetas son grandes bolas de hielo, roca, metales y otras cosas que se encuentran muy lejos. Hasta donde sabemos, en la ciencia se conocen sólo cuatro fuerzas fundamentales: gravedad, electromagnetismo y dos fuerzas llamadas fuerza débil y fuerza fuerte. Las dos últimas sólo funcionan (más o menos) en el núcleo de los átomos y partículas sub atómicas. Es difícil ver cómo éstas últimas podrían afectarnos a escala macroscópica (la fuerza fuerte se debilita tan rápidamente a la distancia que esencialmente desaparece al momento de estar a unas mil millonésimas de metro de la fuente).
Así pues sólo nos podemos quedar con la gravedad o con el electromagnetismo. Veamos brevemente ambas.


Sabemos bastante sobre cómo funciona la gravedad a grandes escalas, por ejemplo en nuestro sistema solar. Básicamente, la gravedad de un objeto depende de dos cosas: cuanta masa tiene, y qué tan lejos se encuentra, Mientras más masivo sea el objeto, más fuerte es su gravedad. Mientras más cercano esté, más nos afecta su gravedad.


Todo esto está muy bien, pero necesitamos usar algunas cifras para analizarlo. ¿Por qué? Por que, por ejemplo, Júpiter tiene 25 000 veces la masa de la Luna. ¡Eso es mucho! Pero también está unas 1 500 veces más lejos de nosotros que la Luna. ¿Cuál número gana en el juego de la gravedad?


En este caso, la distancia gana por mucho. No entraré en detalles, debido a que ya escribí una página sobre la gravedad de los planetas en nuestro Sistema Solar. Léanla para ver los número en detalle. Pero lo importante es que, cuando mucho, la gravedad de los planetas de nuestro Sistema Solar es apenas una pequeña fracción de la gravedad de la Luna. Entonces, si la gravedad fuera la fuerza que está detrás de la astrología, entonces la Luna dominaría a todos los planetas combinados. Esto no es lo que ocurre en ninguno de los horóscopos de los astrólogos.


Entonces, si no es la gravedad ¿podría ser el electromagnetismo?


La gravedad depende de la masa y la distancia. El electromagnetismo (o EM) depende de la carga eléctrica y la distancia. El problema aquí es que la mayoría de los objetos grandes ¡no tienen carga eléctrica! He discutido sobre este tema aquí. La carga eléctrica viene de las partículas cargadas como los electrones y protones. Pero cargas opuestas se atraen mutuamente con tanta fuerza que es muy raro encontrar una sin la otra en la cercanía, lo que significa que un planeta es en general eléctricamente neutro.


Algunos planetas, por otras razones, tienen campos magnéticos. Pero estos campos son sólo fuertes si están cerca de su planeta hogar. El campo eléctrico de Júpiter es inmenso, pero está tan lejos que no tiene efecto alguno sobre nosotros. Más aún, el Sol es, por mucho la mayor fuente de EM de Sistema Solar. Su campo magnético nos afecta directamente; cuando existe una eyección gigante de material solar u otras explosiones en la superficie del Sol, grandes chorros de partículas cargadas son proyectadas fuera. Esto puede interactuar con el propio campo magnético de la Tierra, causando estragos (en 1989 un evento de este tipo ocasionó el corte de luz en Québec). Así pues, el Sol debería ser la única fuente de efectos astrológicos. Sin embargo, los astrólogos tienden a ignorarlo o sólo le otorgan una influencia astrológica limitada sobre nosotros. De cualquier forma, a fuerza combinada de los planetas es minúscula comparada con la del Sol. Si el EM fuera la fuerza detrás de la astrología, los planetas podrían ser ignorados.


Si la gravedad fuera la fuerza detrás de la astrología entonces la Luna sería dominante, pero no es así. Si el EM fuera la fuerza de la astrología, el Sol dominaría, pero no es así. ¡Nos hemos quedado sin fuerzas!La única esperanza de los astrólogos es que existiera una fuerza desconocida por la ciencia. Sin embargo, esa esperanza es muy débil ¿Por qué?


Hasta donde sabemos, todas las fuerzas se debilitan con la distancia. Un objeto lejano tiene menos fuerza sobre uno comparado con un objeto cercano. Y aún así los astrólogos afirman que todos los planetas tienen iguales (o al menos comparables) efectos, así que el cercano Venus y el distante Plutón ambos tienen una influencia medible en usted (al menos medible en el sentido de que puede afectar de alguna manera su vida). Esto es lo que los astrólogos afirman, la distancia no debe ser un factor de esta fuerza. Obviamente, la masa tampoco debe ser un factor, pues si no Júpiter sería el planeta dominante y el pobre pequeño Mercurio sería dejado fuera.


Pero esto no puede estar bien ¿qué hay de los asteroides? Esos pedazos de roca y metal que también orbitan alrededor del Sol junto con los planetas. La mayoría de los asteroides están más cerca de la Tierra que los planetas exteriores (no que la distancia importe en la astrología ¿recuerda?), entonces deberían tener algún efecto. El problema es que existen muchísimos asteroides en el Sistema Solar que tienen más de 100 metros de diámetro. ¡Eso es mucha roca! Entonces ¿por qué los astrólogos no los incluyen en sus horóscopos?


Y se pone aún peor para la astrología. Los astrónomos han encontrado más de 400 planetas orbitando otras estrellas. Estos están muy lejanos, pero ¡recuerden, la distancia no es problema! Entonces estos planetas deberían afectarnos también. Ahora, estos son solamente los planetas que hemos descubierto hasta el momento. Dado cuantos hemos descubierto y cuales son los tipos de estrellas que tienden a orbitar, es razonable pensar que existen miles de millones de estos planetas solamente en nuestra galaxia. ¡Están por todas partes! ¿Por qué entonces los astrólogos no incluyen a los planetas extra-solares en sus horóscopos?


Hay otra forma de pensar al respecto. Los astrónomos (verdaderos científicos) pueden determinar que existen planetas ahí afuera debido a los efectos reales que éstos tienen en sus estrellas padres. Si estos planetas nos afectaran, como debería ocurrir de acuerdo con las reglas establecidas por los astrólogos, entonces ¿por qué no los incluyen los astrólogos? ¿por qué ningún astrólogo hace 50 años dijo “¡deberían de existir planetas alrededor de otras estrellas, debido a que podemos verlo en nuestros datos!”? Ellos no lo hicieron por que no pueden; sus “datos” no tienen significado.


De nuevo, de acuerdo a las reglas usadas por los astrólogos, todos estos planetas simplemente superarían a los planetas de nuestro sistema solar, eliminando sus efectos tan sencilla y profundamente como el sonido de una explosión nuclear sobrepasa al de un susurro.
Recuerden, lo estaré repitiendo por que es importante—estamos jugando con las reglas de los astrólogos. Ya sea que exista una fuerza conocida, y podemos demostrar que no funciona con la astrología, o es una fuerza desconocida que no obedece las leyes de la física, en cuyo caso los asteroides y los planetas extra solares dominarían la astrología, desvaneciendo los efectos de los planetas de nuestro propio sistema solar.


Asi que, no importa que sea una fuerza conocida o desconocida. No nos deja nada. La astrología no funciona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario