jueves, 25 de junio de 2009

De pastor a líder librepensador: Un caso de desconversión


Dan Barker nació en los Estados Unidos en 1949 y llegó a ser un evangelista protestante a los 15 años. Recibió un grado en Religión de la "Azusa Pacific University" y fue ordenado ministro protestante en 1975. Ejerció su ministerio en una iglesia cuaquera y una carismática y fue misionero en México por dos años. Después de leer por cinco años llegó a perder su fe en las creencias religiosas. El mismo afirmó que "de haberme limitado a los autores cristianos aún sería un cristiano". Dan anunció su ateísmo en 1984.

Dan fue director de la Fundación para la Liberación de la Religión en el período 1987-2004 y elegido co-director junto con Annie Laurie Gaylor en 2004. El activismo de Dan lo justifica afirmando que "Fui predicador por muchos años, e imagino que eso no se me ha quitado del todo. Me gustaría influir sobre otros que pudieran estar luchando, como yo lo hice--influir sobre ellos para animarlos a pensar. A pensar deliberadamente y con claridad. A no tomar ningún hecho sin examen crítico, y a permanecer abiertos ante la investigación honesta, dondequiera que ésta los lleve."

Dan es un prólifico escritor además de un excelente pianista. Dentro de sus obras cabe resaltar:

  • Losing Faith In Faith: From Preacher To Atheist (Perdiendo la fe en la fe: De Predicador a ateo). Es la historia autobiográfica de la desconversion de Dan y un análisis crítico del cristianismo y la Biblia. FFRF, Inc., 1992.
  • Maybe Yes, Maybe No: A Guide For Young Skeptics (Quizas si, Quizas no: Una guía para el joven escéptico). Es un libro que enseña el método científico a los niños. Prometheus Books, 1990.
  • Maybe Right, Maybe Wrong: A Guide For Young Thinkers (Quizas correcto, quizas errado: Una guía para jovenes pensadores). Este libro enseña moralidad humanista secular a los niños. Prometheus Books, 1992.

2 comentarios:

  1. No entiendo como un predicador de la religión predica ahora de todo lo contrario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y porque no?¿Acaso no se puede cambiar de opinión? Quizá, como lo ha vivido desde dentro, se ha dado cuenta más que otras personas del peligro que puede suponer la religión para la vida de las personas.

    De todas maneras, no es el primer caso que reflejo en este blog [ver entrada]. Los argumentos de la mayor parte de los seguidores de las religiones se vienen abajo con cierta facilidad, porque realmente no tienen donde sustentarse, exceptuando la fe.

    ResponderEliminar