martes, 7 de abril de 2009

Abortos desde pasada la semana 22: Si, pero justificados.

El Gobierno baraja crear comités médicos para abortos fuera de plazo

Gemma Botifoll, de 29 años, tuvo que acudir a un hospital francés, a 1.000 kilómetros de su casa, después de que le detectaran, en la semana 34 del embarazo, una malformación gravísima al bebé que esperaba. El niño, si vivía, sería un vegetal. Cada año hay en España más de 1.000 casos de anomalías que se descubren después de la semana 22, según las estimaciones que maneja el Gobierno. Sólo en Cataluña, única comunidad que aporta cifras oficiales, se detectan al menos 100. Y familias como la de Gemma urgen al Ejecutivo de Zapatero a que solucione de una vez, a través de la reforma de la ley del aborto, un problema que lleva años coleando y que ha ocasionado decenas de casos de viajes sanitarios hacia Francia y Bélgica.

El Gobierno, que en un principio pensaba autorizar los abortos posteriores a la semana 22 únicamente cuando las lesiones del feto fueran "incompatibles con la vida", intenta dar cobertura a estos casos y baraja crear comités médicos en algunos hospitales -siguiendo el modelo francés- para que sean ellos los que decidan si la gravedad del caso hace necesario interrumpir el embarazo aunque la gestación esté avanzada. La otra solución que sopesan, según fuentes del ministerio, es añadir en la ley, junto al "incompatible con la vida", una cláusula que recoja estos supuestos. La redacción es complicada, porque debe evitarse que se abra la puerta a un margen de interpretación demasiado amplio.

Fuente: El Pais.

Parece que, por una vez y sin que sirva de precedente, el gobierno hace las cosas en el sentido correcto, ignorando las voces retrógradas y, sobre todo, ignorantes (valga la redundancia) que pretenden hacer del aborto su campo de batalla contra el sentido y el bien común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada